HomeServiciosCursos de Verano. 2003Programa y resúmenesAnálisis comarcal de la competitividad económica en Euskadi

Análisis comarcal de la competitividad económica en Euskadi

DINAMISMO COMARCAL Y ARTICULACIóN TERRITORIAL DE EUSKADI

"Análisis comarcal de la competitividad económica en Euskadi"

Prof. Dña. MIREN LARREA ARANGUREN

Universidad de Deusto. Donostia-San Sebastián.

 

Aunque parezca paradójico, es preciso iniciar este resumen cuestionando el título del mismo, que es a su vez el título de la ponencia presentada. ¿Tiene sentido un análisis comarcal de la competitividad? Krugman (1994b, 1996) advierte del peligro que supone un traslado abusivo del concepto de competitividad desde el ámbito de la empresa al de las naciones y afirma que la preocupación por la competitividad desde la perspectiva empírica carece de base. En su opinión las que compiten son las empresas, y no las naciones, por lo que podríamos argumentar que tampoco compiten las comarcas. Es por ello necesario sentar al menos dos de las bases sobre las que se asientan las reflexiones presentadas.

En primer lugar, se ha considerado siguiendo a G.Becattini (1979), que el territorio no es tan sólo un marco de la economía, sino un recurso económico. En este sentido, la calidad del territorio es lo que permite a una tecnología cruzarse con una determinada cultura; a las empresas encontrar un ambiente específico, al mercado traducir la competencia en cooperación; y a la economía, movilizar a la sociedad y las intenciones de cada uno de sus miembros. Consecuentemente, el pensamiento económico que se priva de la dimensión territorial pierde el eslabón que posibilita estas conexiones. Este concepto de calidad del territorio, que incide en la competitividad de las empresas localizadas en el mismo gracias a las conexiones que posibilita, es el que se ha pretendido recoger en el título.

La segunda pregunta a plantear sería: ¿Pero por qué las comarcas? Siguiendo a los autores de la escuela italiana, para analizar esta calidad del territorio es necesario definir un subsistema productivo y social territorialmente delimitado. Sin duda, pueden definirse varios niveles territoriales en los que estos subsistemas interactúan, pero la delimitación del ámbito en el que las personas viven y trabajan a diario permite detectar áreas en las que estas interacciones son más densas. En la CAPV la división territorial que más se acerca a este concepto es el área funcional, que se aproxima en gran medida a lo que habitualmente entendemos por comarca.

Por lo tanto, lo presentado no es tanto un análisis comarcal de la competitividad como un análisis de los factores comarcales que inciden en la competitividad de las empresas.

Es posible en este marco definir variables cuantitativas que intenten medir de alguna forma esta calidad del territorio, de hecho, lo hemos intentado en Aranguren, Larrea y Navarro (2003). Sin embargo, una de las conclusiones del estudio es que la aportación del territorio a la competitividad de las empresas está basada en gran medida en intangibles, que presentan una dificultad considerable de medición. Sobre estas bases cabe señalar una serie de ideas que pueden ayudarnos a definir los principales retos que tenemos en la CAPV para mejorar la calidad del territorio mencionada por G. Becattini.

  • Lo local y su desarrollo, que inciden en la calidad del territorio, no están reñidos con la globalización. Es más, el resurgimiento del interés por lo local responde en parte a la necesidad de entender los procesos de globalización. Debemos desterrar la percepción del desarrollo local como procesos aislados, desligados de las grandes tendencias actuales.
  • La CAPV no es homogénea en relación con las características del territorio para la actividad empresarial. Debemos ser capaces de entender las dinámicas locales y reaccionar ante ellas.
  • Empiezan a generarse en torno al concepto de capital social líneas de trabajo orientadas al desarrollo local que facilitan el análisis y mejora de intangibles que inciden en la competitividad de las empresas.
  • La formación y la gestión del conocimiento deben ser pilares importantes en el desarrollo local, ya que inciden directamente en la calidad del territorio.
  • Actualmente no estamos formando para el desarrollo local, ni por lo tanto para la mejora de la calidad del territorio que permite mejorar la competitividad de las empresas.

Para finalizar, retomamos la cita de Becattini (1979) para afirmar que aunque nuestro pensamiento económico se ha privado frecuentemente de la dimensión territorial, el territorio como recurso económico se está incorporando progresivamente a la reflexión y el análisis académicos. Y a los que de alguna forma nos corresponde participar en esta labor, nos consuela constatar que podemos encontrar en la CAPV ejemplos de comarcas que han sabido desarrollar la calidad de su territorio llevando a la práctica lo que a nivel teórico no habíamos sido capaces de conceptualizar.

Your feedback.  Help us to make our web better

How would you rate the information on the site?
Very useful
Useful
Barely useful
Not useful at all
Would you like to make a suggestion?
Yes, I would
Send